Thursday, March 09, 2006

MUJER LEJANA



MUJER LEJANA

Esta mujer cabe en mis manos.
Es blanca y rubia, y en mis manos la llevaría como a una cesta de magnolias.
Esta mujer cabe en mis ojos.
La envuelven mis miradas, mis miradas que nada ven cuando la envuelven.
Esta mujer cabe en mis deseos.
Desnuda está bajo la anhelante llamarada de mi vida y la quema mi deseo como una brasa.
Pero, mujer lejana, mis manos, mis ojos y mis deseos
te guardan entera su caricia
por que sólo tú, mujer lejana, sólo tu cabes en mi corazón.

(Para nacer he nacido. Pablo Neruda)

9 Comments:

Blogger javazquez said...

Todo tenemos o quisiéramos tener esa mujer lejana con la que soñar que se cumple un sueño.
Un poema de amor siempre es bello, casi nunca optimista, evocando lo que se ha perdido o lo que no se puede tener.
El amor se debe esperar durmiendo.

9:21 AM  
Blogger Gatito viejo said...

Neruda sabe expresar muy bien un sentimiento tan universal como el amor. Es un verdadero maestro comunicando. "Esa mujer lejana" que cabe en sus ojos,en sus manos,en sus deseos,en su corazón, que forma parte de su vida, que es tan especial para él. Y es que mirar con ojos enamorados transforma el mundo."Oh,l´amour!", siempre el amor...
Saludos

3:00 PM  
Blogger francisco aranguren said...

El amor quizás un poco bequeriano, de misterio, de mujer entrevista tras una cortina, de fugaz recuerdo de una mañana de misa...mujer lejana por inasible, por indefinible, como un perfume, como una brisa, algo que se ha metido dentro y luego se va queriendo ver en todas partes.

11:15 AM  
Blogger princesadehojalata said...

ja,ja, tu despedida del otro día en tu blog (princesa lejana) era un guiño al título de este poema ó una vez más el azar ha jugado su baza?

10:50 AM  
Blogger princesadehojalata said...

Es la calle Estafeta, no? Y el del centro eres tú?

12:24 PM  
Blogger francisco aranguren said...

Es la calle Estafeta, Princesa, pero no soy yo, aunque siendo una sombra, puedo pensar en mí mismo allí, ahora, junto al Mesón del Señorío de Sarriá, donde de niño acudía a comer con mi madre y mi hermana cazuelicas. También allí íbamos a comer unos fritos buenísimos a un bar "El Pirineo", recuerdo sus gambas rebozadas y sus calamares. Mi madre trabajaba y muchos días comíamos fuera. Por eso me gusta tanto esa calle, donde también estaba una tienda de juguetes, Casa Lange. Cuando veo esa foto (tomada de Internet), me puedo figurar allí, con ese sol y la calle llena de animación y bullicio, irme de chatos en ese mismo momento, con mi lejana amiga, a tomar el aperitivo, en ese momento de libertad que, para mí es el chiquiteo. Un beso con sabor a tasquilla.

3:28 AM  
Blogger francisco aranguren said...

Además, ahora que lo veo...es que se me parece mucho.

3:50 AM  
Blogger cabreada said...

Él tomó el teléfono, marcó mi número y me leyó éste poema, y fue lo mas hermos que me dijeron por ese medio. El romance duró 4 años y el amor para siempre...

10:47 AM  
Blogger francisco aranguren said...

¿Y por qué te dices cabreada? Si el romance duró cuatro años y el amor sigue ahí, eres una privilegiada. Se pierden las cosas sí,es la vida así, nada permanece, pero en el dolor de ahora, tiene mucho de la felicidad de entonces y si ahora duele es porque conociste la plenitud. Es el precio que todo tiene: como si se quejase uno al pagar la cuenta de un hotel de lujo. Hay que dejar el hotel y seguir viviendo. Tú y yo hemos conocido el amor. Enhorabuena.

3:33 PM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home