Tuesday, February 21, 2006

EL ESCRITOR VERDADERO


El otro día me contaba Angèline, autora del blog "Y sigue nevando", su proceso de escribir. Me sorprendió comprobar que es casi idéntico al de José Jimenez Lozano. Transcribo las palabras de Jimenez Lozano, para todo aquél que desee saber si es un escritor auténtico:

"El oficio de narrar es muy modesto y no tiene mucho que explicar [...] En principio, lo que hay que decir es que el narrador está en el mundo, en medio de los demás hombres, con historias de siglos a cuestas, y que, entonces, sólo tiene que mirar y escuchar, y ver luego como cuenta aquella historia que tiene que contar.Por lo que a mí respecta, comienzo por ver y oír esos personajes que cuentan ellos mismos esa historia, la suya o la de otros, o que la están viviendo. Se ven unos rostros, y se escuchan unas palabras, aunque de manera difuminada, y este proceso puede durar mucho tiempo. Y no es que no esté pendiente de él durante ese tiempo, sólo de vez en cuando afloran allá dentro de mí esos personajes y esas historias, y un día, sin saber por qué, se pone uno a escribir, un poco o un mucho como haciendo de puro amanuense; y, en realidad, no se sabe bien hacia dónde se va. Como mucho, se tiene una cierta idea del final, pero con frecuencia no es eso lo que luego sucede.En este tiempo de escritura, pongo sobre el papel absolutamente todo lo que voy viendo y oyendo, despacio y con cuidado, porque hay que escuchar bien las palabras y encontrar el modo de su ordenación, porque las palabras y su orden son todo, en la escritura literaria y muy especial en la narración, porque la narración no es otra cosa que levantar vida con palabras. El narrador vive la vida de sus personajes, pero tiene que lograr que eso mismo le suceda al lector. Tiene que arrastrar a éste a otros mundos que no son su mundo, sacarle de su vida, y comprometerle en la historia que se cuenta; pero también tiene el lector que oler a tierra mojada, oír un llanto o un susurro, sentir frío o silencio, y ver los lugares o los muebles que guardan una significación profunda para la historia que se está contando.Y en este tejer y destejer, porque hay que tachar, desprenderse de buena parte de lo escrito, y echarlo a la papelera, y hasta hay que arrojarlo todo en ella y volver a empezar - rara vez añadir algo a lo escrito, a menos que se escuche y se vea mejor - está todo el oficio de escribir, que es esperar. Se deja lo escrito en reposo mucho tiempo y se vuelve a leer, y se vuelve a dejarlo en reposo, y así cuantas veces sean necesarias, porque la lucha con las palabras y su ordenación es larga, hasta que se ve claro que toda intervención en esa escritura sería intromisión o manipulación, construcción e ingeniería. [...]" ("El oficio de narrar", en José Jiménez Lozano. Contra el olvido, edición de Amparo Medina-Bocos, León, Edilesa, 2002, pp. 7-8)

También Angèline ha destruído muchos de sus originales. Entra dentro del proceso de la verdadera literatura, esa que no cuenta con la publicación como única meta. Enhorabuena a todos los escritores verdaderos.

5 Comments:

Blogger javazquez said...

Escribir es una lenta, muy lenta labor. Aunque como todo, admite excepciones : la de los grandes genios, la de los devoradores de sentimientos e ideas, seres compulsivos que sólo el arrebato les vuelve creativos. Son los menos y no necesariamente los mejores. En cualquier caso lo conveniente sería no hacer comparaciones. El meticuloso quehacer de Kafka, angustiado sobre la calidad de su escritura que incluso le llevó a no publicar, puede ser tan válido como el afan de hacerse rico que llevaba a Scott Fitzgerald a escribir compulsivamente creando obras como El Gran Gastby o Suave es la noche.
Vale todo, incluso la impostura, siempre y cuando el lector sea un lector crítico y no mero consumidor de papel impreso.

4:15 AM  
Blogger Portorosa said...

¡Entro aquí por casualidad, y veo que es tuyo, también! Y no lo tienes enlazado en el otro, qué raro. No sé todavía cuál es la diferencia entre los dos blogs; ¿éste más centrado en la literatura, quizá?

Este texto de J. Lozano (una vez pedí un libro suyo en una librería, para mi padre, y me sacaron el último de J. Losantos; por poco me da algo) me parece muy interesante, mucho.
Vendré por aquí, si te parece.
Un abrazo.

4:40 AM  
Blogger francisco aranguren said...

Tienes razón, José Ángel. De todas formas me parece que debe ser horroroso romper originales o quemar una novela. Es algo tuyo -del que fuiste al escribir- y no debería ser destruído.
Portarrosa: hola me alegro de leerte. No sabía que podía enlazarme a mí mismo. Gracias. Lo hago ahora. La verdad es que la diferencia iba a ser otra: tengo una editorial con el nombre que figura en el blog. Al principio, pensé dar noticias de la editorial, desde su origen. Luego vi que el rollo de los blogs no es comercial: no me parece bien hacer publicidad. Estoy pensando en una página webb, pero de momento...Tengo otro blog, muy pequeño, para mitos personales, pero parece que no crece. Lo cierto es que me gusta ser leído y no solo escribir, por lo que he ido haciéndolo en el que más "éxito" ha tenido. Un saludo afectuoso.

12:13 PM  
Blogger francisco aranguren said...

Por cierto Porto (no Porta, perdón), la anécdota tiene tela...nada menos que el adalid de la Cope. Me imagino tu cara horrorizada (si supiera cómo es tu cara). Un abrazo.

12:15 PM  
Blogger Portorosa said...

Un abrazo, Francisco.

12:50 AM  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home